Consejos

Cómo decorar con lámparas colgante

Una lámpara colgante o suspendida, es aquella que “cuelga” del techo.  Desde siempre este tipo de lámparas han sido las más utilizadas porque lo habitual a la hora de iluminar es hacerlo de arriba a abajo.

Una lámpara situada en la zona superior de una estancia (especialmente si además la centramos en el medio) es la que más espacio iluminado abarca y por tanto es la más empleada para conseguir una iluminación general.

Una lámpara situada en la parte de arriba de una estancia (especialmente si está centrada en el medio) es la que brinda mayor iluminación en los espacios. Por eso es la más empleada para conseguir una iluminación general.

Dónde colocar las lámparas colgantes

Lo más adecuado es ubicarlas sobre la mesa de comedor, en la cocina (ya sea en forma de barra o mesita) y, en ocasiones, en pasillos de techos altos, sobre la cama del dormitorio y en la zona de estar del salón. En este último caso, recomendamos no utilizarla si la mesa de comedor se encuentra cerca, ya que lo ideal es encontrar una sola lámpara colgante por estancia que pueda llevarse el foco de todas las miradas.

Dos lámparas simétricas deben colocarse al mismo nivel

Cuando colocas varias lámparas en una hilera, queda muy bien ponerlas a distintas alturas. Pero cuando sólo van dos, es bueno que vayan al mismo nivel. Evita la tentación de colocar una un poquito más baja que otra para “dinamizar”. No queda bien.

Evita que se vean las bombillas

Salvo que la bombilla sea decorativa (ej. bombillas de bola en mate, bombillas de filamento curioso, etc.) evita que se vean colocando una pantalla en la zona de abajo de la lámpara. No hay nada más antiestético que una lámpara colgante en la que se ven por debajo las bombillas de bajo consumo.

¡Es hora de poner en práctica los consejos! En Todo Luz contamos lámparas únicas y especiales para dar a tus espacios un toque creativo y confortable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.